música

Una de las cosas más curiosas y divertidas que he aprendido en los últimos meses es lo que es un lip dub. Lo descubrí estando de campamento el verano pasado, donde participé en uno por primera vez, y por caprichos del destino desde entonces he acabado organizando otros seis más. Así que, para retomar un poco el blog, y dado que no he visto por Internet ningún artículo completo al respecto, voy a contar un poco lo que es y, sobre todo, cómo hacer uno.

¿Qué es un lip dub?

Un lip dub es un tipo de vídeo musical grabado de una sola toma en el que un grupo de personas realiza playback y/o acompaña con movimientos acompasados un tema musical. Aunque el término no te suene, casi seguro que habrás visto alguno a través de Youtube, alguna alguna noticia o programa de televisión. A pesar de que entre ellos se pueden encontrar auténticas maravillas, los actores que participan en los lip dub no son profesionales, sino gente que se junta para pasarlo bien y tener una experiencia creativa en común.

Si echamos un ojo a Internet, veremos que la mayor parte de los lip dub están creados por universidades y otros centros educativos, aunque también hay empresas que han realizado los suyos. Sin duda, en cualquiera de los dos casos sirve como herramienta tremendamente efectiva para dar a conocer las instalaciones de la institución (las empresas de marketing ya se han dado cuenta de ello) y fomentar el compañerismo entre todos los participantes (en esto se han fijado más las de recursos humanos).

A nivel curioso, la wikipedia cuenta que el tanto término como el concepto surgieron a finales del 2006 cuando el fundador de la empresa Vimeo se grabó a si mismo en éste vídeo haciendo playback de una canción que escuchaba en su MP3 mientras caminaba por la calle y la sincronizó con el tema original. El primer lipdub empresarial surgió al año siguiente, en 2007, y el primero universitario en el 2008.

¿Como preparo un lip dub?

Ahora que sabemos lo que es un lip dub, vamos a explicar una de las posibles formas de realizar uno a nivel amateur...

Palabras clave: 

Estos últimos días he redescubierto un par de divertidos juegos musicales que la multinacional Virgin utilizó hace algo más de dos años para promocionar sus tiendas de música a través de Internet. El nombre que le dieron fue Exercise your music muscle (ejercita tu músculo musical) y aunque su idea es muy simple, encontrar el referente musical de distintas figuras escondidas, engancha un montón. Yo creo que en parte porque para sacar estos referentes acabas teniendo que encontrar figuras al más puro estilo ¿dónde está Wally?, resolver su significado como si fueran un jeroglífico y poniendo a prueba tus conocimientos musicales ¡y hasta de inglés! para asociarlas a una canción o grupo. Pero lo mejor es dejar de hablar de ellos y que directamente los veáis...

El objetivo del primero es encontrar el nombre de 72 grupos musicales internacionales en la siguiente ilustración. ¿Cuantos consigues encontrar por tus propios medios? Haz clic sobre la imagen si quieres verla a tamaño completo, que si no es complicado distinguir muchos elementos.

¿Te ha parecido interesante? Pues aquí tienes la segunda parte del juego, que es este vídeo musical en el que tienes que intentar encontrar los títulos de un montón de canciones. Según he leído, hay alrededor de 50. Pulsa en play y ponte manos a la obra, a ver con cuantas puedes dar.

Recuerdo haber visto hace tiempo por YouTube un vídeo de un cómico estadounidense hablando del canon de Pachelbel. Contaba como a él, en el colegio, le había correspondido tocar esta pieza en violonchelo, y lo aburrido que se le hacía el tocar las ocho notas que se se repiten constantemente de principio a fin de la melodía (según pone en la wikipedia, nada menos que 28 veces). El espectáculo acababa con el cómico frenético tarareando un montón de canciones que tenían los mismos acordes que el canon de Pachelbel y que no hacían sino recordarle aquel "trauma infantil".

Quizás fue de ese gag de donde el grupo Axis of Awesome tomo la idea de hacer una canción en la que juntara fragmentos de un montón de canciones sobre una misma serie de acordes. Así que se decidieron por los acordes mi mayor, si mayor, do sostenido menor y la mayor y grabaron el tema Four Chords en el cual, sin pausa, superponen nada menos que 36 canciones sobre esos mismos cuatro acordes. Éste es:

Pues bien, hace poco más de un mes, ni cortos ni perezosos, los blogueros de Mundo Pincho decidieron que la canción se merecía una versión con canciones en español y, con un poco más de improvisación que la versión inglesa (pero, eso sí, más humor ;-)) se curraron 4 acordes. Como su propio nombre dice el tema vuelve a repetir de nuevo cuatro acordes, pero en esta ocasión subiendo tres semitonos (con lo que quedan sol mayor, re mayor, mi menor y do mayor) y permitiéndose el cambiar el orden de los acordes a medio tema. El resultado, es este vídeo con 42 canciones de seguido:

¿Increíble? No se si tanto pero al menos sorprende que todas estas canciones, aunque tengan más variaciones de por medio, repitan insistentemente esa serie de acordes. Aunque quizás sea sólo un modo de demostrar que la armonía - esa ciencia encargada de estudiar como combinar acordes para que nos suenen bien - obliga en cierta manera a que se repitan mucho ciertos patrones.

Aunque ya lleva unos meses revolucionando el panorama de la música por Internet, no ha sido hasta este fin de semana que me he enterado de la existencia de Spotify.

¿Qué es?

Hay como quien lo considera como una especie de Itunes, pero con toda la colección de música de la tienda online del mismo nombre incluída dentro de él... o un híbrido entre las radios personalizables online como Last FM y un reproductor de audio.
¿Y que es Spotify realmente? Pues un reproductor de música a través de Internet que permite escuchar al instante a casi cualquier canción que queramos (su objetivo es tener toda la música del mundo) de forma muy ordenada, cómoda... y gratuita.

¿Como puedo conseguirlo?

Para conseguir Spotify debemos de, en primer lugar registrarnos en su página web. De principio, la única forma de crear una cuenta que menciona la página web es por invitación, pero... buscando a través de Intenet hay quien ha descubierto, que hay una dirección desde la que podemos registrarnos directamente. Así que si quieres crearte una cuenta, apunta: https://www.spotify.com/en/get-started/.
Una vez registrados en la página, podemos proceder a descargar su programa de instalación, que ocupa poco más de 1,5 MB. Y en cuanto lo tengamos instalado, e introduzcamos en él nuestro usuario y contraseña.. ¡listo! Ya tenemos acceso a casi toda la música que queramos (siempre que tengamos conexión a Internet, claro).
Por cierto, que todo esto al parecer sólo puedes hacerlo si vives en España, Reino Unido, Francia, Suecia, Finlandia o Noruega, que son los países desde donde de momento está despegando esta iniciativa.

¿Como funciona?

El programa tiene todo el aspecto de un reproductor de música. Concretamente, se parece mucho al programa Itunes o Rhythmbox. Sólo tengo que introducir en el buscador el nombre de canción o artista a buscar, y el programa me lo busca, no en mi disco duro, sino en la inmensa base de datos de esta aplicación que con casi total seguridad incluye lo que quieres escuchar. Con el listado de canciones que me aparece en pantalla ya puedo decidir si escuchar la canción, pasarla a una lista de escucha, buscar más canciones del mismo autor... Además, el programa incorpora información biográfica de cada artista, así como toda su discografía perfectamente clasificada para escuchar lo que deseemos. Da gusto... ¡como si tuvieramos todos los MP3 del mundo y además completamente etiquetados!
La suscripción al programa tiene tres versiones:

  • Spotify free, la versión gratuita que nos encontramos por defecto y que permite acceder a toda la música, aunque con publicidad. Pero una publicidad muy poco intrusiva, ya que aparte de algún banner en el reproductor, sólo intercala mensajes publicitarios en las canciones muy de vez en cuando, a lo mejor cada hora o así.
  • Spotify day pass, que por 0,99 Euros permite acceso a toda la música sin anuncios durante todo 1 día completo. Como bien pone en la web, ideal para poner música en una fiesta que organices un día en casa.
  • Spotify premium, que por 9,99 Euros da acceso a un mes completo sin anuncios. También te regala varias invitaciones de acceso básico para amigos, aunque habida cuenta que uno puede registrarse sin necesidad de invitación, esto último tampoco es muy importante.

Además, el programa incluye una opción radio en la cual escogemos géneros y décadas y supuestamente escuchamos canciones que cumplan esos criterios. Digo supuestamente, porque esa opción todavía no la veo yo muy currada. Pero la que sí funciona mejor es la de las emisoras de radio de temas similares a diversos artistas, que funciona parecido a Last FM.

Lo mejor

  • La aplicación tiene un acabado cuasi-perfecto: interfaz muy funcional, no consume muchos recursos, animaciones que van de lo más suave y música sin retardos ni interrupciones. A pesar de funcionar a través de Internet, las búsquedas las realiza en unos instantes, las canciones se empiezan a reproducir al momento de hacer clic sobre ellas, y en los dos días que he estado utilizándola... creo que no he tenido "cortes" en las canciones que con otros programas similares sí me han ocurrido.
  • Hay muchísimas canciones. Impresiona el ponerse a buscar cosas y cosas y encontrar de todo.
  • Para conseguir su objetivo de tener toda la música del mundo, Spotify tiene en la web un apartado para que cualquier grupo o discográfica pueda hacer disponible su mùsica a través de esta plataforma, lo que parece garantizar su crecimiento.
  • Con sólo arrastrar permite crear iconos que son accesos directos a canciones o listas de canciones. Comodísimo para poderlas poner en marcha cuando queramos, o escuchar las de otras personas

Lo peor

  • El catálogo es muy completo, pero después de la impresión inicial, uno se da cuenta de que tiene alguna carencia. Por una parte porque tienen acuerdo nada más con las principales discográficas y todavía están en proceso de acabar de traspasar canciones. Pero por otra (y esto es más preocupante) porque algunos artistas (afortunadamente pocos) se han negado a aparecer en este medio. Grandes carencias en este sentido: que no están Metallica, ni Beatles, ni Pink Floyd, ni ACDC, ni Led Zeppelin.
  • Hay versiones para Windows y MacOS, pero no así para Linux. Eso sí, funciona en el Wine a la primera (yo la he ejecutado así sin problemas.
  • No se pueden descargar canciones, aunque eso era casi de esperar.
  • En la opción de radio, se echa de menos alguna opción de filtrado más "regional", pues aparecen muy a menudo un montón de bandas que... quizás en otros países puedan ser muy populares, pero en mi caso concreto no he oído en la vida.
  • La web anuncia que, por problemas con los acuerdos de distribución que tienen las discográficas, esta semana van a tener que restringir el acceso a algunos grupos. ¿Significará esto que poco a poco este programa que intentaba permitir el acceso a toda la música posible va a ir teniendo cada vez menor catálogo? Espero que no pero por si acaso... habrá que aprovechar mientras dure

En este artículo voy a explicar paso a paso, la manera de cambiar los parches de goma de una batería electrónica Fame DD-602 (es la que tengo yo) o Millenium MPS-300 (sus herrajes y pads son iguales) por unos flamantes, rebotantes :-P y silenciosos parches de malla. En primer lugar comentaros que aunque para la tarea puede utilizarse cualquier parche de 8 pulgadas en mi caso he hecho caso de los consejos que pueden leerse por la red utilizando 1 parche Roland MH-8 (20,90 Euros) para el pad de la caja que es a la que más se aporrea, y 4 TDrum TH-8 (7,50 Euros cada uno) en los pads de timbales y bombo de entre existentes. He decidido escribir este tutorial porque los que he visto hasta ahora están, o bien explicados muy por encima, o bien utilizan un método que hace que tus nuevos pads pierdan sensibilidad.

El proceso, como verás, es extremadamente sencillo, pero eso no quita de que proporcione bastantes beneficios, pues no sólo el rebote de los parches de malla se parece mucho más al de una batería real, sino que además los nuevos pads son sensiblemente más silenciosos, algo que nunca viene mal (aunque los platos seguirán haciendo el mismo ruido, claro ;-)). De hecho, si quieres observar de primera mano las diferencias entre los distintos parches, echa un vistazo al vídeo de la derecha en que puedes ver y escuhar...

  • En la parte superior, un pad con parche Roland MH-8
  • En el medio, un pad con parche TDrum TH-8
  • En la parte inferior, el pad original con parche de goma

Y esto es todo, a continuación, las instrucciones para que puedas realizarlo si dispones de una de estas baterías electrónicas. Ah... y si quieres ver cualquiera de las imágenes adjuntas con más detalle, sólo tienes que hacer clic sobre ellas.


Aquí tenemos, sobre una mesa, todo lo que vamos a necesitar para mejorar nuestra batería electrónica:
  - El pad de batería electrónica original, con los parches de goma
  - Un destornillador de punta plana. Si no lo tenemos, podemos sustituirlo por cualquier otra herramienta alargada, ya que sólo es para hacer palanca para separar unas piezas.
  - Cola para porexpán. También podría valer algún otro tipo de cola o pegamento, pero al tener disolventes podrían estropear algo la espuma.
  - La herramienta de montaje que nos vino con la batería electrónica y sirve para atornillar y desatornillar todas sus piezas.
  - Una tijera.
  - El parche de malla que queremos acoplar a nuestro pad, que en la foto está sin siquiera sacar de su envoltorio.
En primer lugar hemos de tomar la herramienta de montaje y quitar todos los tornillos que fijan el aro superior del pad.
Tras ello retiramos el aro externo y el parche blanco de plástico situado tras él. Como observamos en la figura, debajo de ellos se encuentra una pieza circular de goma negra.
Si quitamos el aro que de madera externo del pad observamos en primer lugar y pegadas entre sí una pieza circular de goma negra, otra gris metálica de tamaño inferior (que tiene adherido el piezoeléctrico que hace de sensor) y una última de espuma negra. Debajo de ellas hay una espuma blanca que retiraremos en el siguiente paso.
La espuma blanca tiene un orificio circular a través del cual pasa el cable del piezoeléctrico. Para retirarla, cortaremos en la pieza de espuma blnaca el pequeño espacio que separa el orificio de su borde. Con ello, podremos sacar el cable por allí y retirar la pieza de espuma blanca, que ya no necesitaremos.
Ahora volvemos con las tres piezas pegadas entre sí y comenzaremos a depegarlas. En primer lugar separaremos la espuma negra de la pieza de goma negra, con simplemente tirar de ellas con un poco de cuidado. Mientras hagamos esto, tendremos que tener cuidado de no tensar el cable que une el piezoeléctrico al fondo del paz, no sea que lo rompamos.
Sin retirar la espuma negra, ahora tendremos que separar la circunferencia de plástico transparente que tiene el piezoeleéctrico de la pieza metálica. Ambas están unidas por unos pequeños trozos de cinta adhesiva muy fuerte, por lo que para separarlas deberemos de ir haciendo palanca al lado de cada una de ellas con el destornillador. Así poco a poco se irán separando. Tras separarlas, apartaremos el bloque con la pieza metálica y la de goma y nos quedaremos con el piezoeléctrico.
Ahora vamos a obtener la última pieza que necesitamos para el montaje, un pequeño cilindro de espuma. Este pequeño cilindro de espuma no es más que una parte de la capa de espuma negra de la que nos hemos quedado. Sólo tenemos que fijarnos en el perímetro del círculo de espuma y la localizaremos fácilmente, pues está pre-recortada, y sólo tendremos que presionar sobre él y la sacaremos tal y como podemos observar en la figura.
Lo siguiente a hacer es fijar el dieléctrico (que está sobre la pieza de plástico transparente a la espuma negra. Para ello, hemos de cerciorarnos que el dieléctrico está boca abajo, en directo contacto con la espuma. Luego lo centraremos y echaremos algo de cola entre la pieza de plástico y la espuma negra.
El resultado será algo parecido a lo que se ve en la figura. Aunque todavía no estén secas, las piezas ya han quedado fijadas, y en el centro de la figura tenemos el reverso del dieléctrico, sobre el cual actuaremos ahora.
Tendremos apartado a un lado el cilindro de espuma que quitamos hace 3 pasos. Pues bien, ahora debemos de pegarlo al dieléctrico, para lo cual echamos cola sobre uno de sus extremos y después lo situamos directamente encima del reverso del dieléctrico (es decir, en todo el centro del círculo de plástico transparente).
Con el paso anterior ya se puede decir que tenemos listo nuestro nuevo pad. Ahora sólo que montarlo de nuevo, así que colocamos adecuadamente las piezas que hemos estado pegando sobre la base del pad y comenzamos colocando la pieza de madera alrededor de ello.
Tras ello, sacamos nuestro nuevo parche de malla y lo colocamos encima. Sí de primeras seguramente no haga contacto con el cilindro de espuma, pero es sólo porque aún no lo hemos tensado.
Para finalizar sólo queda volver a fijar el aro superior del pad con sus correspondientes tornillos y tuercas. Hay que prestar atención a que la tensión en todos los tornillos sea similar para que el pad proporciones un rebote adecuado.

Un divertido descubrimiento. ¿Sabías que...

  • los Dire Straits dicen Baby, quiero queso roñoso en una de sus más conocidas canciones?
  • U2 cantan te traigo pasta en uno de sus superéxitos?

Y lo mejor es que seguro que las has oído pero ni te habías dado cuenta :-)). Si quieres comprobarlo, y escuchar otros mensajes ocultos similares en canciones de Michael Jackson, Los Eagles y más, échale un vistazo a este vídeo...

Palabras clave: 

Hoy a las 17:00 sale a la venta en todo el mundo la primera guitarra robot, una pequeña revolución en el mundo de los instrumentos musicales. Quizás cuando escuches este nombre pienses en un robot que toca instrumentos, una guitarra que se toque ella sola a grandes velocidades con precisiones milimétricas, o que sea capaz de corregirnos los fallos al tocar, pero ninguna de las tres cosas tienen que ver con este nuevo instrumento (y menos mal :-))...

La Robot Guitar es una guitarra tipo Les Paul de la famosísima marca Gibson que incorpora como sorprendente novedad el hecho de ser la primera que es capaz de afinarse por si misma. Esto lo hace gracias a un sistema llamado Powertune en el que han estado trabajando durante 10 años un grupo de personas lideradas por el científico Chris Adams. El funcionamiento de Powertune se basa en un microprocesador situado en el cuerpo de la guitarra que recibe las vibraciones de las cuerdas y envía los ajustes que es necesario realizar a las cuerdas al clavijero de la guitarra. Este clavijero (ver foto) tiene otro microprocesador que recibe estas señales y se dedica a tensar o aflojar las cuerdas correspondientes a través de los servomotores que están integrados sobre cada clavija.

Además, teniendo en cuenta que hay canciones que utilizan afinaciones no-estándar, la guitarra puede configurarse con distintas afinaciones y cambia de una a otra muy fácilmente. Una maravilla para los músicos profesionales que a veces llevan guitarras con distintas afinaciones para distintos temas... Y también para los no tan profesionales que tenemos que dedicar bastante tiempo en los conciertos para ir afinando las guitarras entre canción y canción mientras el público espera pacientemente o alguien intenta contar alguna pequeña anécdota :-)

Más datos interesantes sobre esta guitarra:

  • La guitarra tiene el cuerpo de caoba y está acabada en unos tonos de azul y plata que nunca antes han sido utilizados por la marca, y que además prometen no volver a utilizar de nuevo.
  • Para afinarla sólo tenemos que tirar de la rueda push-pull que trae (la que verás en la foto con luces rojas y verdes), rasgar las cuerdas al aire hasta que este interruptor deje de parpadear, y en ese momento volver a empujar el interruptor para tocar ya con la guitarra afinada.
  • Lógicamente, los servomotores necesitan energía. Se alimentan con una batería que tarda en cargarse hora y media y vale para unas 200 afinaciones.

Lo malo es que esta maravilla de guitarra no va a ser nada fácil de conseguir. Es una edición limitada de sólo 4000 unidades numeradas para todo el mundo, de las cuales a España le van a corresponder nada más 30 disponibles en 3 de las tiendas oficiales de Gibson. Y el precio, tampoco es precisamente una ganga: 1900 Euros (2500 dólares fuera de nuestras fronteras). Eso sí, al menos la marca promete incorporar esta nueva tecnología en futuras guitarras tipo tipo SG a un precio más asequible. Pero para eso, parece que todavía habrá que esperar algún tiempo.

Mientras tanto, puedes echar un vistazo al funcionamiento de esta guitarra en alguno de los vídeos que Gibson tiene en su web o en éste que la gente del blog tecnológico Clipset ha preparado sobre la presentación de la guitarra en España que tuvo lugar antesdeayer:

¿Que es lo que hace que una canción tenga éxito? Pues hoy en día sin duda lo que más influye es el tener un nombre reconocido (que hace que un grupo tenga unos cuantos miles de discos vendidos antes de saber siquiera como sonará) o una discográfica detrás (que es la que consigue que una canción suene una y otra vez en las emisoras de radio y TV hasta que te quedas con ella). La gran mayoría de los grupos o solistas que hoy venden miles de discos no pasarían del anonimato si no fuese por estas dos ayudas, como ya ha demostrado alguna experiencia. Y es que una canción ha de ser muy buena para que te suene bien desde la primera vez sin ni siquiera esperar nada de ella.

Sin embargo, una cajita de recuerdos fue una de esas rarezas, extrañas canciones que me consiguió enganchar cuando se la escuché por primera vez en directo al grupo Gato Idiota en un concierto al que había ido para ver al grupo de mi hermano. Al día siguiente del concierto seguía con ella en la mente, así que no tardé en visitar la página web del grupo para buscar aquella canción que había escuchado y no sabía muy bien como se llamaba. Como en la web tenían unos cuantos de sus temas, no tardé en encontrarla y bajármela desde allí.

El grupo leonés Gato Idiota en concierto

¿Y quien son estos Gato Idiota? Pues un grupo leonés de pop/rock, que ha estado ensayando y dando vueltas por los escenarios con diferentes nombres y formaciones desde el 2002, hasta estabilizarse en la actual tras ganar el CyL Music Festival del 2006. Justo gracias a ese triunfo editaron a principios de este año 2007 Buenaestrella, su primer disco, que incluye este estupendo tema que comento y alguna canción más ciertamente interesante. Pero bueno, quizás ahora lo que queráis es escuchar la canción que pone título a esta entrada del blog, ¿no?. Pues aquí os la pongo, para que podáis disfrutar de ella....

¿Os ha gustado? Pues para acabar os cuento alguna curiosidad y algún dato más sobre el grupo. Respecto a curiosidades, la primera, que yo podría haber formado parte de este grupo porque, justo unos meses antes de escucharles por primera vez me habían llamado porque buscaban bajista pero yo en aquella época ya estaba ocupado con los Golfos... Otra curiosidad más: que el baterista de la formación es uno de mis blogueros recomendados, el cancerbero.

Si os ha gustado la canción, podéis descargaros el disco Buenaestrella completo en MP3 desde Internet. Los mismos componentes del grupo le han puesto disponible para que pueda escucharlo la gente. Eso sí, yo recomiendo que si os gusta os compréis el original en las tiendas FNAC, la web ZonaDeCompras o si sois de León en el Media Markt de León. Yo, por supuesto, ya le tengo ;-). De propina, os dejo la letra de la canción. Si queréis leerla, sólo tenéis que pulsar sobre el botón leer más de debajo (o continuar leyendo si te aparece ya en pantalla).

No sé si es cierto lo que he visto
o es el efecto de una droga.
¡Qué bien! Hoy todo es tan distinto...
parece que el mundo funciona.

La gente ya no siente miedo,
las sombras tienen mil colores,
el viento barre los problemas
y en las pistolas crecen flores.

Y es que es tan alucinante
que hace días que no duermo.
Por si acaso al despertarme
veo que todo ha sido un sueño.

Porque nacemos indefensos
nos dan un nudo en el ombligo,
luego nos quitan nuestros sueños
y nos confunden en el camino.

Maldigo a todos esos locos
que quieren gobernar la vida
sin las palabras del poeta
y sin las manos del artista.

Y es que es tan alucinante
que hace días que no duermo.
Por si acaso al despertarme
veo que todo ha sido un sueño.