gratis

Aunque ya lleva unos meses revolucionando el panorama de la música por Internet, no ha sido hasta este fin de semana que me he enterado de la existencia de Spotify.

¿Qué es?

Hay como quien lo considera como una especie de Itunes, pero con toda la colección de música de la tienda online del mismo nombre incluída dentro de él... o un híbrido entre las radios personalizables online como Last FM y un reproductor de audio.
¿Y que es Spotify realmente? Pues un reproductor de música a través de Internet que permite escuchar al instante a casi cualquier canción que queramos (su objetivo es tener toda la música del mundo) de forma muy ordenada, cómoda... y gratuita.

¿Como puedo conseguirlo?

Para conseguir Spotify debemos de, en primer lugar registrarnos en su página web. De principio, la única forma de crear una cuenta que menciona la página web es por invitación, pero... buscando a través de Intenet hay quien ha descubierto, que hay una dirección desde la que podemos registrarnos directamente. Así que si quieres crearte una cuenta, apunta: https://www.spotify.com/en/get-started/.
Una vez registrados en la página, podemos proceder a descargar su programa de instalación, que ocupa poco más de 1,5 MB. Y en cuanto lo tengamos instalado, e introduzcamos en él nuestro usuario y contraseña.. ¡listo! Ya tenemos acceso a casi toda la música que queramos (siempre que tengamos conexión a Internet, claro).
Por cierto, que todo esto al parecer sólo puedes hacerlo si vives en España, Reino Unido, Francia, Suecia, Finlandia o Noruega, que son los países desde donde de momento está despegando esta iniciativa.

¿Como funciona?

El programa tiene todo el aspecto de un reproductor de música. Concretamente, se parece mucho al programa Itunes o Rhythmbox. Sólo tengo que introducir en el buscador el nombre de canción o artista a buscar, y el programa me lo busca, no en mi disco duro, sino en la inmensa base de datos de esta aplicación que con casi total seguridad incluye lo que quieres escuchar. Con el listado de canciones que me aparece en pantalla ya puedo decidir si escuchar la canción, pasarla a una lista de escucha, buscar más canciones del mismo autor... Además, el programa incorpora información biográfica de cada artista, así como toda su discografía perfectamente clasificada para escuchar lo que deseemos. Da gusto... ¡como si tuvieramos todos los MP3 del mundo y además completamente etiquetados!
La suscripción al programa tiene tres versiones:

  • Spotify free, la versión gratuita que nos encontramos por defecto y que permite acceder a toda la música, aunque con publicidad. Pero una publicidad muy poco intrusiva, ya que aparte de algún banner en el reproductor, sólo intercala mensajes publicitarios en las canciones muy de vez en cuando, a lo mejor cada hora o así.
  • Spotify day pass, que por 0,99 Euros permite acceso a toda la música sin anuncios durante todo 1 día completo. Como bien pone en la web, ideal para poner música en una fiesta que organices un día en casa.
  • Spotify premium, que por 9,99 Euros da acceso a un mes completo sin anuncios. También te regala varias invitaciones de acceso básico para amigos, aunque habida cuenta que uno puede registrarse sin necesidad de invitación, esto último tampoco es muy importante.

Además, el programa incluye una opción radio en la cual escogemos géneros y décadas y supuestamente escuchamos canciones que cumplan esos criterios. Digo supuestamente, porque esa opción todavía no la veo yo muy currada. Pero la que sí funciona mejor es la de las emisoras de radio de temas similares a diversos artistas, que funciona parecido a Last FM.

Lo mejor

  • La aplicación tiene un acabado cuasi-perfecto: interfaz muy funcional, no consume muchos recursos, animaciones que van de lo más suave y música sin retardos ni interrupciones. A pesar de funcionar a través de Internet, las búsquedas las realiza en unos instantes, las canciones se empiezan a reproducir al momento de hacer clic sobre ellas, y en los dos días que he estado utilizándola... creo que no he tenido "cortes" en las canciones que con otros programas similares sí me han ocurrido.
  • Hay muchísimas canciones. Impresiona el ponerse a buscar cosas y cosas y encontrar de todo.
  • Para conseguir su objetivo de tener toda la música del mundo, Spotify tiene en la web un apartado para que cualquier grupo o discográfica pueda hacer disponible su mùsica a través de esta plataforma, lo que parece garantizar su crecimiento.
  • Con sólo arrastrar permite crear iconos que son accesos directos a canciones o listas de canciones. Comodísimo para poderlas poner en marcha cuando queramos, o escuchar las de otras personas

Lo peor

  • El catálogo es muy completo, pero después de la impresión inicial, uno se da cuenta de que tiene alguna carencia. Por una parte porque tienen acuerdo nada más con las principales discográficas y todavía están en proceso de acabar de traspasar canciones. Pero por otra (y esto es más preocupante) porque algunos artistas (afortunadamente pocos) se han negado a aparecer en este medio. Grandes carencias en este sentido: que no están Metallica, ni Beatles, ni Pink Floyd, ni ACDC, ni Led Zeppelin.
  • Hay versiones para Windows y MacOS, pero no así para Linux. Eso sí, funciona en el Wine a la primera (yo la he ejecutado así sin problemas.
  • No se pueden descargar canciones, aunque eso era casi de esperar.
  • En la opción de radio, se echa de menos alguna opción de filtrado más "regional", pues aparecen muy a menudo un montón de bandas que... quizás en otros países puedan ser muy populares, pero en mi caso concreto no he oído en la vida.
  • La web anuncia que, por problemas con los acuerdos de distribución que tienen las discográficas, esta semana van a tener que restringir el acceso a algunos grupos. ¿Significará esto que poco a poco este programa que intentaba permitir el acceso a toda la música posible va a ir teniendo cada vez menor catálogo? Espero que no pero por si acaso... habrá que aprovechar mientras dure